Alaskan Malamute

El Alaskan Malamute, la mayor de las razas árticas, es un perro poderoso, criado para transportar cargas pesadas a grandes distancias en los entornos más extremos. A pesar de su apariencia similar a la de los lobos, los malamutes fueron uno de los primeros perros domesticados, y se han mantenido genéticamente distintos, sin cruces significativos durante miles de años.

El Alaskan Malamute es conocido por su carácter dulce y apacible. A pesar de ello, han evolucionado hasta convertirse en la quintaesencia de los perros de manada, y requieren que sus dueños sean firmes y seguros para evitar cualquier problema de comportamiento dominante. Una de sus principales funciones en el Ártico era ayudar a la supervivencia de sus dueños a través de la caza, por lo que pueden ser poco fiables con mascotas más pequeñas, incluidos los perros, a menos que estén muy bien socializados desde una edad temprana.

La raza pierde mucho pelo y, aunque el grueso pelaje suele ser casi inodoro, los malamutes de Alaska requieren un cepillado diario para eliminar el pelo suelto y distribuir los aceites. Además, tienen unos niveles de energía muy elevados y necesitan mucho ejercicio vigoroso. Para los propietarios capaces de proporcionar el entorno necesario, los malamutes son compañeros maravillosos y devotos, pero no son perros de bajo mantenimiento.

Existen algunos trastornos de salud hereditarios importantes en la raza, por lo que los futuros propietarios deben investigar cuidadosamente al criador al que van a comprar un cachorro. Los cachorros deben ser sometidos a un examen veterinario y a pruebas de ADN, y los criadores deben poder presentar certificados a tal efecto. La esperanza de vida es de  entre 10 y 14 años.

Raza e historia del Alaskan Malamute

alaskan malamute historia

El Alaskan Malamute, al igual que el Shiba Inu de Japón y el Basenji del Congo, es una de las razas basales, lo que significa que su origen se remonta a mucho antes de los esfuerzos modernos de cría selectiva que produjeron la mayoría de nuestras razas modernas reconocidas. Los estudios genéticos sugieren que el Malamute puede compartir una ascendencia común con el Husky siberiano y el Husky de Alaska. Se cree que los nativos de Siberia o de Asia Oriental podrían haber empezado a seleccionar los rasgos del Alaskan Malamute hace varios miles de años, antes de que la raza llegara a Alaska con el pueblo Thule hace unos mil años.

Los malamutes se utilizaban como perros de utilidad polivalente, ya que se esperaba que transportaran carga (y posteriormente trineos) sobre la nieve y el hielo, además de ser perros de caza capaces de localizar los agujeros bajos de las focas en el hielo. Se han registrado perros capaces de arrastrar cargas de casi 1,5 toneladas métricas sobre el hielo durante largas distancias. También eran muy apreciados como perros de compañía y protegían a sus dueños de los ataques de los osos. La raza permaneció casi intacta por los esfuerzos de cría externos, cuando la fiebre del oro de Klondike creó una gran demanda de estas “bestias de carga” caninas, y debido a la falta de perros disponibles, algunos se cruzaron con otras razas. Aunque no es tan rápido como un Husky, el Malamute exhibe una fuerza y una resistencia increíbles, por lo que habría sido muy buscado para ayudar a los buscadores y su equipo.

Un gran número de Malamutes de Alaska fueron llamados al servicio durante la Segunda Guerra Mundial y, a pesar de su servicio, la mayoría de los supervivientes del conflicto fueron eutanasiados después de la guerra. Todos los Malamutes modernos pueden remontar su linaje a unos 30 perros supervivientes de las familias M’Loot y Kotzebue, que fueron reunidos para su cría por Robert J. Zoller, un oficial de la marina estadounidense.

El American Kennel Club reconoció oficialmente al Alaskan Malamute en 1935 y el Kennel Club del Reino Unido hizo lo mismo poco después.

Apariencia del Alaskan Malamute

alaskan malamute características

La apariencia general de un Alaskan Malamute es sorprendentemente similar a la de un lobo. Grandes y poderosos, pero no pesados ni gruesos, los malamutes son ante todo atletas con una estructura fuerte pero no voluminosa. El espeso pelaje doble está formado por una capa interior muy densa de hasta 5 cm de longitud y pelos exteriores gruesos, mucho más largos en el cuello y la cola que en el tronco. El pelaje puede ser de cualquier color en un amplio espectro, incluyendo:

  • Gris claro
  • Gris oscuro
  • Negro
  • Dorado
  • Rojo

Además, los malamutes suelen tener marcas de “máscara” o “gorro” alrededor de la cabeza.

La cabeza en sí es ancha y musculosa, con un hocico ancho y largo que conduce a una nariz negra o marrón, que puede tener motas pálidas a través de su superficie pigmentada. Los ojos son expresivos, de color marrón oscuro, y están ligeramente oblicuos. Los ojos azules son considerados una falta importante tanto por el Kennel Club del Reino Unido como por el de Estados Unidos. Las orejas son relativamente pequeñas, peludas, y se mantienen erguidas y apuntando hacia adelante.

El cuello, la espalda y el lomo son muy musculosos, y lo son progresivamente a medida que se avanza de la parte delantera a la trasera. Los malamutes no deben parecer achaparrados ni excesivamente compactos, y las extremidades, bien deshuesadas, deben ser lo suficientemente largas como para que el perro tenga una marcha libre y fluida cuando se mueve.

Existe un dimorfismo sexual considerable en la raza, siendo los machos mucho más pesados y altos que las hembras. Admirablemente, en un movimiento que debería ser imitado por muchas otras razas, los estándares de la raza establecen específicamente que las consideraciones de tamaño no deben superar la calidad general y el porte del perro. Las medidas medias de los machos son 64 cm de altura y 39 kg de peso corporal, mientras que las hembras miden 58 cm y pesan 34 kg.

Carácter y temperamento

Los Alaskan Malamutes son perros muy cariñosos, y se vinculan fuertemente no sólo con un individuo, sino con toda la “manada”. Son más felices en medio de la familia y recibiendo la atención y el contacto físico de sus dueños. Son muy amables y cariñosos con los que conocen, y son famosos por ser amables con los extraños, por lo que no son útiles como perros de guardia. La raza rara vez ladra, pero emite un característico sonido “woo-woo”, que puede ser muy expresivo.

Casi todos los Malamutes tienen un instinto natural de intentar alcanzar una posición “alfa” en una familia, y estos rasgos positivos descritos anteriormente dependen en gran medida de que el propietario sea capaz de afirmar su dominio, así como el de los demás miembros de la familia, sobre el perro. Si no se controla, este intento de dominación puede dar lugar a un perro voluntarioso y desobediente. Aunque es excepcionalmente inusual que un Malamute se vuelva agresivo, pueden ser muy difíciles de manejar dada su enorme fuerza.

Al ser una raza básica creada para la caza, no debe confiarse en ellos con animales domésticos más pequeños, y pueden ser especialmente intolerantes con otros perros. Las razas más pequeñas, como el West Highland White Terrier, no son compañeros adecuados para los malamutes, ya que el típico gruñido de disgusto del perro más pequeño puede provocar una reacción violenta del Malamute. Se les conoce como excavadores compulsivos, y se les debe permitir una zona de jardín propia para que destruyan y puedan expresar este comportamiento natural.

La mayoría de los individuos son muy buenas mascotas de la familia, pero como se ha descrito anteriormente, es necesario que incluso el miembro más joven de la familia sea capaz de expresar su dominio sobre el perro. Por esta razón, los Alaskan Malamutes pueden no ser ideales para niños muy pequeños. A la hora de elegir un cachorro, siempre es un buen consejo tomarse un tiempo para observar el comportamiento de la camada, y evitar tanto los cachorros muy dominantes como los muy retraídos. Al elegir un cachorro intermedio, es mucho menos probable que se produzcan graves problemas de dominación o dificultades de socialización.

Problemas de salud comunes del Alaskan Malamute

Como muchas otras razas grandes, los Alaskan Malamutes suelen ser víctimas de la displasia de cadera y de codo. También son propensos a sufrir problemas de coagulación debido a una enfermedad hereditaria llamada trombopatía. La polineuropatía heredada es otra enfermedad hereditaria que los criadores deben detectar en sus animales de cría. Esta enfermedad puede causar parálisis de las extremidades y de la cara, desorientación espacial y ralentización del ritmo cardíaco. Los malamutes también pueden sufrir problemas de salud como condrodisplasia (enanismo), hipotiroidismo, ceguera diurna y enfermedad de von Willebrand.

Adiestramiento

Los Alaskan Malamute son perros inteligentes, y son dóciles, entendiendo las emociones e intenciones de sus dueños. A pesar de ello, no se les considera buenos perros de obediencia, y suelen estar clasificados en la mitad inferior de todos los pedigríes en términos de respuesta a órdenes verbales. Cuando son cachorros, suelen ser fáciles de educar en casa y les gusta pasear con correa. Sin embargo, la raza tiene una necesidad natural de tirar, y el uso de un “Halti” u otro dispositivo de sujeción puede ser necesario para todos los propietarios, excepto los más fuertes, cuando pasean a su Malamute. El uso de una mochila con peso también puede ayudar en este sentido.

El adiestramiento formal temprano es una necesidad para cualquier cachorro de Malamute, tanto por los beneficios de la socialización como para ayudar al propietario a controlar al perro mediante la instrucción y no la fuerza.

Cómo cuidar a un Alaskan Malamute

Alimentación y dieta del Alaskan Malamute

Los Alaskan Malamute no tienen ningún problema dietético en particular y deberían ser capaces de mantenerse sanos con comida para perros de alta calidad. Al igual que con cualquier raza, asegúrese de alimentar a su Malamute de acuerdo con sus requisitos de mantenimiento de peso saludable, teniendo cuidado de incluir sus golosinas al calcular su ingesta calórica diaria.

Ejercicio del Alaskan Malamute

Con sus orígenes de perro de trabajo, esta raza tiene infinitas reservas de energía. Los veterinarios recomiendan un mínimo de dos horas de ejercicio diario para mantener a su Alaskan Malamute en un estado general de relajación. Sin una salida adecuada para su energía, recurrirá a comportamientos destructivos para ocupar su tiempo.

Cachorros de Alaskan Malamute

Antes de traer a casa a su cachorro de Alaskan Malamute, debe poner su casa a prueba de cachorros. Esta raza es notoriamente destructiva cuando está aburrida o llena de energía, y los cachorros encajan en ambas categorías con frecuencia. Para liberar parte de su energía cuando es un cachorro, tendrá que conseguir juguetes seguros para que su malamute juegue. También necesitará un espacio seguro para dormir, por lo que el adiestramiento en jaulas es muy recomendable.

Dado que esta raza es muy inteligente, el adiestramiento puede comenzar tan pronto como lleve a su nuevo cachorro a casa. A las 8 ó 9 semanas, puede empezar a aprender órdenes básicas como sentarse y quedarse en un entorno controlado. Este adiestramiento ligero pero constante le ayudará a crear un vínculo con su nuevo cachorro y a demostrarle desde el principio que usted es su líder. En cuanto tenga la edad suficiente para recibir las vacunas necesarias, debería considerar la posibilidad de inscribir a su cachorro en un jardín de infancia para ayudarle a socializar y entrenar su obediencia.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad