Akita inu

El Akita inu es un perro de trabajo/caza grande y corpulento que surgió en algún momento del siglo XVII en las regiones montañosas del norte de Japón. Llamada así por la prefectura de Akita de la que procede, esta raza fue mantenida en su día exclusivamente por la familia imperial y la corte como un poderoso perro de caza. Tras ser introducido en el pueblo llano, el Akita inu pasó a formar parte de la cultura popular y la mitología como perro nacional y símbolo de su país natal. El regalo de una estatuilla de Akita pretende ser un símbolo de larga vida y felicidad en el nacimiento de un niño.

El akita es un ejemplo de spitz: un perro parecido al lobo con un pelaje denso y grueso y orejas y hocico puntiagudos. Otras características del Akita son su cara de zorro, una cola gruesa y peluda que se curva hacia atrás sobre su cuerpo y unos dedos de los pies palmeados que le ayudan a caminar sobre la nieve. Tras la ocupación de Japón en la década de 1940, los soldados estadounidenses que regresaron introdujeron la raza en Estados Unidos, donde dio lugar a una mezcla distinta, el Akita americano. Mientras que el Akita Inu japonés sólo exhibe una estrecha gama de colores (como el atigrado, el leonado rojo y el negro y gris), el Akita americano tiene una apariencia mucho más amplia y expresiva.

Historia de Akita Inu

Akita inu dos

El Akita Inu también es conocido como Akita-ken, Akita japonés y Gran perro japonés. Estos perros son originarios de las montañas del norte de Japón, en la prefectura de Akita. Los Akitas se encuentran entre los perros autóctonos más antiguos de Japón y la raza ha permanecido inalterada durante siglos. Su ancestro es el perro Matagi, que es el perro que acompaña al cazador de invierno tradicional del norte de Japón: el Matagi. La raza se desarrolló para ayudar a los Matagi a cazar jabalíes, ciervos japoneses y osos negros asiáticos, ya que los perros hacían salir al animal hasta que el cazador pudiera venir a matarlo.

La raza se hizo ampliamente conocida tras la historia de Hachiko, un Akita Inu que llamó la atención de la gente en todo el mundo, lo que llevó a la declaración oficial de la raza como Monumento Nacional Japonés en 1931. Hachiko nació en 1923 y era propiedad de un profesor de Tokio que vivía en las afueras de la ciudad y se desplazaba todos los días al trabajo en tren. Hachiko acompañaba a su dueño todos los días a la estación de tren y esperaba a que éste volviera a casa en el tren de las 4 de la tarde. Su dueño murió un día en el trabajo, pero Hachiko siguió yendo a la estación de tren esperando a que volviera, todos los días durante 9 años. El akita se convirtió en un símbolo japonés de fidelidad y lealtad, vinculado a la institución del emperador, y en 1934 se erigió una estatua de bronce en su honor en la estación de tren de Shibuya. Además, tradicionalmente se regala una estatua de un Akita a los recién nacidos como símbolo de salud y de una vida larga y feliz.

En 1937, Hellen Keller visitó Japón y se aficionó al Akita Inu. Le regalaron dos Akitas (ya que el primero murió de moquillo poco después de regresar a Estados Unidos). Estos fueron los primeros perros Akita que llegaron a los Estados Unidos.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la raza estuvo a punto de desaparecer porque no había suficiente comida para ellos, se los comía la gente hambrienta o los mataban tras una orden del gobierno que pretendía evitar la propagación de enfermedades sacrificando a todos los perros no militares. Gracias a los esfuerzos de algunas personas, los Akitas fueron liberados en zonas montañosas remotas, donde siguieron criando con sus ancestros, sobreviviendo así a la guerra. Otros empezaron a criarlos con pastores alemanes, para convertirlos en perros militares y salvarlos de la muerte. A principios del siglo XX, los Akitas también se cruzaron con otras razas, como el Mastín Inglés, el Gran Danés, el San Bernardo y el Tosa Inu, para darles ciertas características de perro de pelea.

Después de la guerra, los akitas empezaron a ser criados de nuevo y se hicieron esfuerzos para darles una apariencia más estandarizada, para revertir algunos de los daños hechos con los cruces anteriores. Algunos miembros del ejército de EE.UU. se llevaron algunos perros Akita a ese país, ya que empezaron a interesarse por la raza. Preferían los perros más grandes, de huesos más pesados y con cabeza de oso. Estos fueron los primeros perros que posteriormente se convirtieron en una variedad diferente de la raza, el Akita Americano. El Akita americano sólo se considera un tipo diferente de Akita en EE.UU. y Canadá, ya que en otros países se considera una raza aparte. En Japón, el tema es bastante controvertido y, dado que el Akita es un símbolo nacional del país, existen estándares de la raza que se crearon para una cría cuidadosa y que hacen claramente la distinción entre el Akita japonés y el americano.

Características del Akita Inu

akita inu características

Los akitas son perros grandes con un pelaje doble y grueso, parecido al del Husky siberiano. Su pelaje suele ser corto, aunque hay algunos Akitas que tienen pelaje largo (conocidos como Moku) debido a la presencia de un gen recesivo. El Akita americano y el japonés difieren en cuanto a los colores del pelaje, ya que el Akita americano puede tener todos los colores posibles. El Akita japonés, sin embargo, puede tener sólo unos pocos:

  • Rojo
  • Leonado
  • Sésamo
  • Blanco
  • Atigrado

El Akita inu japonés puede no tener ninguna marca, al contrario que el americano, que puede tener algunas marcas, como una máscara negra. Además, los Akitas japoneses tienen rasgos más ligeros y cabezas parecidas a las de los zorros, mientras que los Akitas americanos son más pesados y tienen cabezas parecidas a las de los osos. Los akitas tienen orejas triangulares ligeramente inclinadas.

Un Akita inu macho (americano) suele medir entre 66 y 71 cm de altura (26-28 pulgadas) y pesa entre 45 y 59 kg (100-130 lb). La hembra mide entre 61 y 66 cm y pesa entre 32 y 50 kg. El Akita japonés es un poco más pequeño y también más ligero que su homólogo estadounidense.

Problemas de salud comunes del Akita Inu

El Akita inu es una raza generalmente sana, pero tiene algunos problemas (especialmente los asociados a su gran tamaño) que pueden limitar la esperanza de vida a unos 10 años. Es un poco propenso a la atrofia progresiva de la retina (en la que la retina empieza a degenerarse), al hipotiroidismo (letargo, obesidad, pérdida de pelo, etc., resultantes de una baja producción de la hormona tiroidea) y a la displasia de cadera (desalineación entre el fémur y la articulación de la cadera).

Otra de las peculiaridades de la raza es la dilatación gástrica-volvulación, también conocida como hinchazón. Aunque no parezca grave, en realidad es una afección potencialmente mortal, ya que el estómago puede retorcerse repentinamente, haciendo imposible la expulsión de aire o gases. Debe estar atento a los signos de esta afección, que incluyen un abdomen agrandado, salivación abundante, debilidad, taquicardia y arcadas sin vómito.

Al igual que muchas razas, el Akita también es susceptible de padecer cáncer, afecciones cutáneas, infecciones de oído, trastornos autoinmunes, enfermedades renales y sensibilidad a los medicamentos. Un buen criador y/o veterinario puede detectar algunos de estos problemas desde el principio.

Para resumir los problemas de salud más acuciantes

Cáncer
Infecciones de oído
Hinchazón
Enfermedades oculares
Hipotiroidismo

Carácter y temperamento

akita inu temperamento

Los akitas son perros guapos, inteligentes y fuertes, conocidos por ser valientes y voluntariosos. También son dominantes, espontáneos e independientes en su forma de comportarse. Son tranquilos y silenciosos la mayoría de las veces y tienden a “pensar” primero y reaccionar después, ya que evalúan las cosas antes de responder a las situaciones. Esta característica los hace imprevisibles y difíciles de interpretar.

Como no fueron criados para vivir en grupo, sino para vivir y trabajar solos o en pareja, no son amigos de los animales y también son reservados con los extraños. Tienden a ser agresivos con otros animales domésticos y son especialmente intolerantes con los del mismo sexo. Debido al temperamento silencioso y cuidadoso del Akita, no muestra signos de agresividad y sus ataques son repentinos, inesperados y bastante feroces. Por lo tanto, debe mantenerse como única mascota.

El Akita Inu es un perro poderoso con una personalidad fuerte y compleja, lo que lo convierte en un perro difícil de tener y desafiante de criar. Definitivamente no son adecuados para los dueños de perros por primera vez, ya que necesitan a alguien que pueda ser firme con él y que lo entrene para estar por debajo en la jerarquía de la manada de perros. El propietario debe afirmarse como líder alfa, ya que es la única forma de controlar los rasgos dominantes y la posesividad de un Akita.

Cuando están bien criados y adiestrados, los Akitas son excelentes mascotas, extremadamente fieles y leales a su familia. Es un perro en el que el propietario puede depender y confiar, ya que harán todo lo posible para proteger a su familia. Se dice que las madres japonesas dejarían a sus hijos al cuidado de su Akita, lo que demuestra claramente el nivel de confianza que se puede depositar en un Akita. También son buenos perros guardianes, ya que son territoriales y protectores, y defienden su territorio contra cualquier intruso. Eso sí, son tranquilos y rara vez ladran.

Los akitas son muy serios y posesivos con su comida y sus juguetes y no suelen tolerar las burlas. Hay que enseñar a las personas, y especialmente a los niños, a no acercarse a un Akita que está comiendo, ya que pueden ser agresivos como forma de decir “¡esta es mi comida, espera tu turno!”. Aunque son cariñosos con los niños, no deben dejarse solos con niños que no sean los suyos. En la legislación de algunos países se les considera perros peligrosos y quien piense en adquirir un Akita debe tener en cuenta las responsabilidades legales, como las pólizas de seguro.

La percepción pública de los Akita Inus no es muy positiva, aunque el propietario de un Akita Inu lo encontrará dócil y digno de confianza. También son mascotas limpias, ya que tienen algunas características que se parecen a las de los gatos, como limpiarse la cara después de comer, ser delicados en la casa y ser bastante difíciles de complacer, aburriéndose fácilmente. Además de ser mantenidos como mascotas, los Akitas también se utilizan como perros de policía o militares, perros de terapia, y también son grandes atletas, participando en varias competiciones caninas: concursos de conformación, caza, agilidad, rastreo, tirada de pesas, obediencia, programas de buen ciudadano canino, y perros de protección personal, también conocido como schutzhund.

Cómo cuidar al Akita Inu

El Akita es una raza de alto mantenimiento que requiere tiempo y esfuerzo para su cuidado. Especialmente si obtiene este perro como cachorro, esta raza tendrá diferentes necesidades a lo largo de su vida que requieren atención. Debe ser proactivo a la hora de identificar y solucionar los problemas de salud y comportamiento del perro.

Alimentación y dieta del Akita Inu

Un Akita inu adulto típico necesita entre 3 y 5 platos de comida de alta calidad al día, aunque la cantidad exacta depende de la edad, el tamaño, el nivel de actividad y el metabolismo del perro. Los expertos sugieren que se cambie a un alimento menos calórico a partir de los siete años para prevenir las enfermedades renales. Las golosinas para perros ocasionales también pueden ayudar a su perro en el adiestramiento.

Mantenimiento y cuidado del Akita

El Akita Inu tiene una doble capa de pelo bastante gruesa que requiere un cepillado al menos una vez a la semana. Aunque no muda el pelo con regularidad, tiene dos periodos a lo largo del año en los que el pelo se desprende en grandes mechones, lo que requiere cepillados especialmente frecuentes. El Akita es muy bueno para mantener su pelaje limpio, pero debe procurar cortarle las uñas, limpiarle las orejas y cepillarle los dientes con regularidad para mantener una salud e higiene adecuadas.

Entrenamiento del Akita

El Akita Inu es una raza muy despierta e inteligente con un carácter independiente. Aunque esta vena obstinada a veces interfiere en el adiestramiento, el Akita es muy receptivo y está deseoso de aprender cosas nuevas. Responde mejor a los métodos de adiestramiento tranquilos pero asertivos que dejan claro que usted está al mando sin alienarlo. Sin embargo, esta raza necesita ser socializada adecuadamente a una edad temprana, o de lo contrario podría mostrar un comportamiento antisocial más adelante.

Ejercicio del Akita

El Akita es una raza enérgica que requiere entre 30 minutos y una hora de ejercicio moderado al día. Los trotes, los paseos enérgicos o los juegos en un espacio amplio (sobre todo en un patio vallado) deberían ser suficientes para quemar su exceso de energía, mientras que los trucos y las tareas divertidas pueden hacer las delicias tanto del perro como de su dueño. Es conveniente que su rutina de ejercicios sea variada y atractiva. De lo contrario, podría aburrirse e inquietarse, lo que podría llevarle a escarbar, morder o ladrar. Tampoco debe soltarlo a menudo de la correa, ya que podría perseguir a los animales más pequeños.

Cachorros de Akita

Akita inu cachorro


Cuando es un cachorro, el Akita necesita unos cuidados especiales y mucha comida de alta calidad para mantener su cuerpo en crecimiento. Es más susceptible de sufrir trastornos óseos entre los cuatro y los siete meses de edad, cuando experimenta un rápido estirón. El ejercicio de alto impacto o el juego en superficies duras pueden suponer una carga para las articulaciones del perro hasta que cumpla los dos años. Las revisiones tempranas en el veterinario son una necesidad para esta raza de perro.

Los Akitas y los niños

El Akita Inu disfruta de la presencia y el afecto de los niños, pero podría no ser adecuado para todas las situaciones familiares. Los niños más pequeños, en particular, podrían tener una mala interacción con esta raza. Pueden sentirse abrumados por el enorme tamaño del perro, mientras que el Akita, a su vez, podría no tolerar el maltrato a manos de los niños pequeños. Esta raza se desenvuelve mejor en hogares con niños mayores y más responsables.

Perros similares al Akita Inu

Si le gusta el Akita, tal vez le interese conocer las siguientes razas:

Shiba Inu: El Shiba Inu, quizás el perro japonés más famoso de exportación, es una raza antigua que se remonta a alrededor del año 300 a.C. Originalmente fue criado como un fuerte y hábil cazador en el escarpado terreno montañoso de Japón, pero hoy en día el Shiba Inu es un compañero popular, muy querido por su aspecto expresivo y su personalidad. Los colores del pelaje incluyen el rojo, el sésamo o el negro y el fuego.

Ainu: También conocida como Hokkaido, esta raza es originaria de la isla más septentrional de Japón. Su fuerte constitución, su excepcional valentía, su resistencia al frío y su extraordinario sentido del olfato lo convirtieron en un excelente compañero de caza para los nativos de Ainu. Los colores del pelaje incluyen el atigrado, el sésamo, el blanco sólido, el rojo, el negro y el gris lobo.

Husky siberiano: Aunque no está estrechamente relacionado con el Akita Inu, el husky siberiano comparte una estructura enorme, un pelaje grueso de color gris o negro, una naturaleza atlética y una vena obstinada similar a la de otros tipos de spitz. El husky también es muy leal, extrovertido y resistente.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad