Demonio de Tasmania

demonio de tasmania

El demonio de Tasmania es más que un personaje de los Looney Tunes, el dibujo animado está basado en un animal real. Los demonios de Tasmania son una especie en peligro de extinción, un marsupial situado en la isla de Tasmania. Los marsupiales son mamíferos que llevan a sus crías en una bolsa. Es una criatura fascinante e incomprendida.

Características del Diablo de Tasmania

El demonio de Tasmania tiene pelo negro de longitud media, y un “collar” de color blanco o marrón en la parte delantera de su pecho. Tienen un hocico o boca de color ligeramente más claro. También tienen dientes caninos grandes y afilados, y orejas cortas y redondeadas. Se parecen ligeramente a un pequeño oso en apariencia.

Los demonios de Tasmania son nocturnos, lo que significa que cazan e interactúan después del atardecer. Típicamente permanecen en un rango “hogareño”, pero no son territoriales, a pesar de su manera de confrontación. Cuando no tienen bebés en sus bolsas, los demonios de Tasmania disfrutan de la natación. Vadearán por el agua, y se sentirán con sus patas, como los mapaches.

Cuando los demonios de Tasmania son amenazados, bostezan para mostrar sus grandes dientes. No es una exhibición agresiva, sino temerosa. También estornudarán violentamente antes de luchar con otros demonios. Los demonios de Tasmania producen un fuerte y desagradable olor cuando están estresados. Todos estos comportamientos son típicamente engañosos, y en realidad reducen la probabilidad de una pelea cuando se alimentan de un cadáver.

Datos interesantes

Es un animal increíblemente único, que sólo se encuentra en una isla del mundo entero. Tienen un número de características y rasgos distintivos. Lee a continuación algunos datos divertidos sobre el demonio de Tasmania.

  • Los demonios de Tasmania son marsupiales – Los marsupiales son un grupo de mamíferos que han desarrollado un método diferente de llevar a sus crías. En lugar de desarrollar el bebé dentro de su cuerpo a través del embarazo hasta que el feto esté completamente formado, los marsupiales dan a luz a un bebé mucho menos desarrollado. Cuando un bebé marsupial nace, gatea hasta la bolsa de la madre, donde continúa desarrollándose durante algún tiempo.
  • Enfermedad de tumor facial del diablo – Los demonios de Tasmania son una de las pocas especies conocidas por ser portadoras de una forma contagiosa de cáncer. Es una de las principales amenazas para la supervivencia a largo plazo de los demonios de Tasmania. Estos tumores crecen en la cara del demonio de Tasmania, y eventualmente impiden que el animal pueda comer. La enfermedad es mortal. Los científicos se están centrando en encontrar poblaciones no afectadas por los tumores, y crear programas de cría en cautividad para salvar la especie.
  • La reputación del “Diablo” – Como “Taz”, el personaje de Looney Tunes, los demonios de Tasmania vuelan con furia cuando se ven amenazados. Son notoriamente luchadores, y mostrarán sus dientes, gruñirán y atacarán cualquier amenaza potencial. Luchan con depredadores potenciales, protegen su comida y compiten por sus parejas. Aunque pelearán si es necesario, la mayoría de los despliegues agresivos son engaños.
  • Ubicación aislada – Solían estar ubicados en el continente australiano, pero ahora están restringidos al estado insular de Tasmania. No se encuentran en ningún otro lugar del mundo.

Hábitat

Los demonios de Tasmania viven en los bosques del estado insular de Tasmania. También se encuentran en zonas agrícolas, y han sido cazados históricamente por los granjeros para comer su ganado. Viven en pastizales costeros, y también en el bosque esclerófilo. El bosque esclerófilo es un tipo de bosque húmedo situado cerca de la costa de Australia.
El demonio de Tasmania vivió en el continente de Australia hasta hace unos 3.000 años. Ahora, viven exclusivamente en la isla de Tasmania, que se encuentra en el extremo sudeste de Australia.

Alimentación

El demonio de Tasmania es un depredador carroñero. Esto significa que cazará presas vivas, y también comerá animales que ya están muertos (esto se conoce como “carroña”). Esencialmente, ¡comerán casi cualquier cosa! Algunas de sus presas comunes incluyen: wallabies, wombats, zarigüeyas, pájaros y pequeños mamíferos. También se alimentan ocasionalmente de chorros de mar, reptiles, insectos y ranas.

Aunque los demonios de Tasmania no pueden matar ganado grande por sí mismos, se alimentarán de los cadáveres de ovejas y ganado si los encuentran. Esto es en realidad algo bueno, ya que el ataque de las moscas (una plaga del ganado) puede llegar a ser grave cuando los cadáveres se dejan durante largos períodos. El hábito de comer cadáveres es bueno, ya que previene la propagación de enfermedades. Los carroñeros son muy importantes para la salud de un ecosistema, son los basureros de la naturaleza.

Enfermedad de Tumores Faciales del Diablo (DFTD)

Debido al hábito de lucha de los demonios, esta enfermedad se propaga rápidamente a través de la población, y siempre resulta en la muerte. Se ha convertido en una seria amenaza para la población de demonios de Tasmania, donde aproximadamente el 60% de los demonios han sido infectados.

En 2020, sólo se conocen seis formas de cáncer contagioso; dos en los demonios de Tasmania, tres en los mariscos (como las almejas) y uno en los perros. En las zonas infectadas, prácticamente todos los animales de más de dos años de edad están infectados. A menos que se encuentre una cura, el único salvador potencial del demonio de Tasmania serán los programas de cría en cautiverio de animales no infectados.

La reproducción del Diablo de Tasmania

El demonio de Tasmania se reproduce entre febrero y mayo, y los bebés nacen después de sólo tres semanas en el útero. La camada media contiene tres o cuatro bebés, que permanecen exclusivamente en la bolsa de la madre durante un mes después del nacimiento. Los bebés son destetados de la leche materna entre los cuatro y seis meses de edad.

Creencias, supersticiones y fobias

El personaje de los Looney Tunes, Taz, no es una representación exacta del diablo de Tasmania. Aunque pelean entre ellos, y realizan despliegues agresivos si se ven amenazados, los demonios de Tasmania no son una especie agresiva. Son más ladradores que mordedores, por así decirlo. Su mala reputación es una de las razones por las que este animal está en peligro de extinción.

El diablo de Tasmania y la interacción humana

Como es el caso de muchos depredadores, el demonio de Tasmania fue la pesadilla de la existencia de muchos granjeros. Mientras que ellos pueden cazar pollos y otros animales (aves), el demonio de Tasmania no mata a los animales grandes. A pesar de ello, los granjeros veían a los demonios alimentándose de los cadáveres de ovejas y ganado, y creían que ellos eran los asesinos.

Debido a su naturaleza “gruñona” y a su afinidad con los pollos, los demonios de Tasmania no eran muy apreciados. Este mamífero exótico, incluso tenía una recompensa por su cabeza, ya que en el siglo XIX las empresas pagaban por la captura y matanza de los demonios de Tasmania. Durante esta época, los demonios de Tasmania se volvieron extremadamente raros, y estuvieron cerca de la extinción. La población comenzó a mejorar en 1941, después de que se establecieran leyes para protegerlos.

Domesticación

La idea de domesticar al ruidoso diablo de Tasmania es ridícula. No están domesticados de ninguna manera. Los grandes dientes, su mal humor y su estado de peligro de extinción hacen que no sean buenas mascotas.

diablo de tasmania

Cuidados

Como parte del programa “Salvar al diablo de Tasmania”, iniciado por el DFTD, 18 zoológicos han iniciado programas de reproducción en cautiverio para los demonios de Tasmania. Estos demonios han comenzado a ser liberados en una isla no infectada – Isla María – para reforzar la población.

Mientras están bajo cuidado humano, los demonios de Tasmania se mantienen en instalaciones de manejo intensivo que funcionan como cuarentena, lo que permite a los investigadores asegurarse de que los demonios no están infectados antes de introducirlos en animales sanos. También se los mantiene en recintos de campo abierto con otros diablos sanos, para que puedan interactuar y vivir una vida silvestre “normal”, sin la amenaza de infectarse. Estos demonios podrán ser reintroducidos en el medio silvestre, después de que el DFTD haya sido erradicado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad