Brumación en los reptiles: ¿Qué es?

¿Qué es la brumación?

La brumación es un período de letargo para los reptiles. Al igual que en la hibernación de los mamíferos, sus cuerpos se apagan y conservan la energía para el año siguiente.

Durante el período de brumación, un reptil no puede comer, beber, defecar o moverse durante varias semanas. Puede enterrarse completamente bajo tierra o ir a la parte más oscura y fresca de su hábitat. 

Tanto los machos como las hembras pueden entrar en este tipo de hibernación, y los machos suelen salir de su sueño profundo antes que las hembras. También pueden brumar en cualquier momento del año, por lo que no se trata de un comportamiento estacional.

¿Qué reptiles realizan la brumación

Los dragones barbudos son la raza más común de reptiles que bruman. Son muy impredecibles y pueden brumar todos los años, nunca, durante largos períodos de tiempo, o de vez en cuando durante una temporada. Otros reptiles comunes que bruman son por ejemplo algunas especies de tortugas  y serpientes. Algunos anfibios, tales como las ranas, también bruman.

Diferencias con la hibernación

Los mamíferos hibernan y los reptiles bruman, pero también hay diferencias en los comportamientos. Durante la hibernación, el mamífero duerme y no tiene que comer ni beber. Pero la brumación no es un verdadero sueño y el reptil todavía necesita beber agua. Un reptil en bruma puede tener días en los que se despierta, muestra alguna actividad, bebe agua y luego vuelve a su estado de latencia. Los mamíferos en hibernación, por otro lado, están en un sueño profundo donde no necesitan comer ni beber. Las ardillas son un mamífero que realmente hibernan.

¿Por qué un reptil bruma?

Los reptiles en cautiverio no tienen razón para brumar pero es un comportamiento innato, por lo tanto, sus cuerpos les dicen que lo hagan. La brumación es algo natural que es completamente seguro para su reptil sano. En la naturaleza, algunos reptiles, como los dragones barbudos, pueden brumar para evitar las temperaturas frías y la falta de alimento y agua. En cautiverio, aunque sus ciclos de luz y comida pueden permanecer constantes día tras día, sus relojes biológicos pueden tomar el control y decirle a sus cuerpos que se apaguen por un tiempo.

Preparación de un reptil para la brumación

Asegúrate de que tu reptil está sano, libre de parásitos (tanto internos como externos) y anímale a defecar (prueba a remojar a tu mascota en un poco de agua y a darle un masaje en la barriga). Además, asegúrate de que la humedad y la temperatura sean correctas.

Una revisión anual en el veterinario es una buena idea.

En la naturaleza, un reptil puede tener una dolencia cuando entra en bruma en el invierno y, como resultado, puede no volver a despertarse en la primavera. Afortunadamente, los reptiles en cautiverio suelen estar mucho más sanos que sus homólogos salvajes. Vas a disminuir los riesgos de salud de la brumación con el cuidado veterinario regular.

Prevención

Para evitar la brumación por completo, asegúrate de que las temperaturas, la alimentación y la iluminación sean consistentes. Debes de ser capaz de interrumpir el período de brumación de tu reptil manipulando a tu mascota, como cuando le ofreces agua y comida. De lo contrario, la brumación es un proceso natural, y  no está exento de riesgos. Si tu mascota entra en el letargo de la brumación, ayúdale a hidratarse pero, por lo demás, deja  a tu reptil tranquilo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad