Oso malayo

Oso malayo : la especie de oso mucho más pequeña de todo el mundo

Gracias a las temperaturas tropicales, el oso malayo no requiere de una temporada de apareamiento, con lo que puede reproducirse en cualquier temporada del año.

Con presencia en Asía , primordialmente en la selva tropical de Malasia, el oso malayo (Helarctos malayanus) es un género de oso bastante curioso. A pesar de pertenecer a la familia de los úrsidos —como todos oso—, su tamaño es bastante menor, aun menor que el de un humano promedio.

De cualquier manera , te recomendamos que no desdeñes a este animal por ser pequeño. Al revés , dale la posibilidad de darse a conocer , en tanto que seguramente te gustará.

Las características del oso más pequeño

oso malayo características

El oso malayo tiene un característico pelaje negro, con pequeñas aclaraciones cerca del hocico de color amarillo-naranja. En su pecho cuenta con una mancha característica con apariencia de herradura, motivo por el que lo denominan oso del sol. Su tamaño va de 1,2 a 1,5 metros: relacionado con el oso polar (Ursus maritimus) que mide 3 metros máximo, este es bastante pequeño.

Hábitat del Oso del Sol

El oso malayo se originó mayoritariamente en la zona frondosa asiática, mucho más particularmente en el área sureste de la misma , aunque actualmente se puede divisar en sitios un poco más distanciado de esta zona tanto la clase principal como aquellas subespecies que descienden de él. Las regiones donde se produjo fueron Malaca, Sumatra, Myanmar y Borneo.

El oso malayo tiene muy poca relación con otras especies de osos y esto hay que primordialmente a que el Helarctos Malayanus es la única especie de su género que existe , de allí a que llame tanto la atención y también merced a la peculiar marca que se puede localizar en su pecho.

Donde vive

Gracias a la gran solidez que posee el oso malayo , pese a su tamaño ‘’pequeño’’ en comparación a otras especies de oso, es buen trepador de árboles y tiene mucha agilidad, manteniéndose en actividad a lo largo de la una gran parte del día.

Gracias a esto, el Oso Malayo se adaptó a vivir perfectamente en los ambientes de bosque, primordialmente en las selvas ubicadas en el conjunto de naciones asiático y también países que entienden Myanmar, La india, Vietnam y Laos.

oso malayo hábitat

En el último país citada , la república Popular Lao se cree que es el bastión primordial en el cual se desenvuelven de mejor manera el Oso del Sol por la concentración de árboles y zonas verdes y frondosas , baja población humana y que son terrenos bastante accidentados; una de las subespecies de este oso, mucho más específicamente la Helarctos Malayanus Euryspilus solamente es posible hallarla en la isla de Borneo.

Alimentación del oso malayo

Generalmente el oso malayo es nocturno y omnívoro, aplicando de esta manera varios alimentos diversos en su dieta, los cuales comprenden caracoles, lagartijas pequeñas, frutas, miel, roedores y cualquier animal pequeño que consigan en los árboles o en el suelo.

osos malayo alimentación

El Oso del Sol también diviértete con los nidos de abejas, así como los brotes de termitas y las raíces, otro de sus alimentos preferidos pueden ser las nueces, las cuales no muestran ninguna dificultad para comérselas gracias a sus fuertes mandíbulas, así como tampoco muestran problemas en abrir los orificios de termitas con sus garras largas.

El oso malayo de borneo, la principal subespecie del Oso del sol tiene una alimentación distinta y se apoya en frutos que provengan de la familia Moraceae (Moras) y plantas de burserácea (Planta ornamental de bursera) para compensar una gran parte de su dieta, la otra subespecie que habita en su mayoría en Tailandia se alimenta de la misma forma que la clase primordial porque los dos hábitats se encuentran sobrepuestos.

Reproducción

Esta clase de osos no hibernan, a diferencia del resto y gracias a esto tienen una temporada de reproducción que puede suceder en todo el año, con lo que es habitual observarlos aparearse en las diferentes temporadas del año. Su apareamiento puede perdurar hasta una semana y el lapso menor es de dos a tres días.

Para la concepción de las crías del oso malayo , la hembra y el macho efectúan un acto bastante bullicioso de forma relacionada a los perezosos, durante el acto los dos participan en luchas fingida, gruñidos abrazos y meneos de cabeza junto a caricias; al llegar al instante final de la copulación puede describirse de la misma forma a como lo harían las especies de caninos.

El intérvalo de tiempo de gestación dura unos 95 días si bien esto puede enseñar variaciones y han existido casos en los que llega a durar unos 240 días, las camadas suelen estar compuestas de máximo dos o tres perros chiquitos.

En el momento en que llega el momento en el que nacen las crías, son totalmente ciegas y carentes de pelo en su cuerpo, además de presentar un tamaño muy achicado , pesando aproximadamente siete onzas. Su desarrollo sucede de una manera rápida y en menos de un par de meses son capaces de alimentarse con su madre.

Oso Malayo en Riesgo de Extinción

El oso malayo , lamentablemente no se salva de las diferentes amenazas hacia su especie , lo cual la llevó a transformarse ya en una de los animales en peligro de extinción según los registros de la Unión En todo el mundo para la Conservación de la Naturaleza o conocida asimismo como la UICN.

Se muestran 2 amenazas principales para el oso malayo , las que son la pérdida progresiva de su hábitat gracias a la deforestación incesante de los bosques en el continente asiático y la caza comercial que realizan para vender sus pieles o los colmillos de esta clase ; el uso de su carne en el mercado chino es eminentemente para el consumo y distintas partes del cuerpo son utilizadas para la elaboración de distintas medicamentos.

A veces los cazadores del Oso del Sol en el momento en que capturan a la especie los venden tal y como si fuesen animales exóticos o de forma directa proceden a matarlos y comercializar su piel para la elaboración de chaquetas, cinturones y demás prendas de vestir.

El gobierno asiático ya tomó medidas para contrarrestar la caza de esta clase y para evitar que terminen con el hábitat natural de la misma , no obstante la app y el acatamiento que se ha hecho a las leyes creadas es muy indulgente o prácticamente nula en su integridad.

El tamaño de la población existente del Oso del Sol no se tiene en números concretos pero según los datos estimados, podría decirse que de acuerdo ha ido desapareciendo su hábitat, por lo menos un 30 por ciento de la especie total ha muerto durante los últimos 30 años.

El oso malayo ha entrado en la lista de máxima alerta por la UICN desde el año 1978 y en la actualidad recibe el título de especie vulnerable, si bien de continuar destruyendo el hábitat natural y cazándolos con fines comerciales no es de sorprenderse que baje otra categoría en el nivel de riesgo en muy poco tiempo.

El beneficio que tiene la preservación de esta especie bajo cautiverio es poder asegurar la reproducción y máxima supervivencia de las crías, para de esta forma sostener lo más que se pueda el desarrollo y de continuar progresando crecientemente, incluso ser capaces de eliminar la clase de las listas de alerta.

La promesa de vida que tiene el Oso malayo es bastante grande, pero esta se incrementa mucho más aún si está en cautiverio, dado a que la alimentación es mucho más estricta por el hecho de que se afirman de que reciban la cantidad de alimentos bastante y aparte de que efectúen sus actividades del día a día sin complicación, en cautiverio la especie es con la capacidad de vivir entre 25 a 29 años al paso que en su hábitat natural tienen la capacidad de vivir entre 14 a 19 años.

Aguardamos con incomodidad e ilusión que esta hermosa clase no se una a la lista interminable de animales extintos y se pueda llegar a socorrer.

Esperamos que este artículo te haya ilustrado y logres conocer mucho más datos sobre el Oso del Sol. Por nuestra parte solo nos queda ofrecerte las gracias por conocer nuestra web , pero antes de que nos abandones quisiéramos pedirte un pequeñito favor.

Somos conscientes de que vivimos en una época de gigantes cambios climáticos debido eminentemente a la mano del ser humano y que repercuten de manera directa en los animales mucho más desamparados.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad