Dingo

Los dingos son perros asilvestrados originarios de Australia. El tema de la domesticación de los dingos ha sido muy debatido y se desconoce en gran medida. Estos caninos son de color canela o blanquecino y están relativamente extendidos por toda Australia.

Características y comportamiento del dingo

características del dingo

Los dingos son perros delgados y de tamaño medio con cráneos en forma de cuña. Suelen pesar alrededor de 16 kilos  y medir 60 cm a la altura del hombro. Las poblaciones del centro y el sur de Australia suelen ser más pequeñas que las de otros lugares. Hay tres colores de pelaje en las poblaciones de dingos: fuego, negro y fuego o crema. Aunque son extremadamente raros, existen dingos de color blanco o negro.

Estos caninos son activos tanto de día como de noche, dependiendo del hábitat. Los animales de las regiones cálidas son nocturnos, ya que por la noche hace más frío. Los animales de las regiones más frías son diurnos, porque el día no es tan duro para buscar comida.

Pasarán un breve tiempo cazando o explorando, y luego un breve tiempo descansando, y lo repetirán durante las épocas de mayor actividad. Los jóvenes dingos machos son nómadas, pero establecerán una manada cuando sean lo suficientemente mayores para defenderla. La mayoría de las manadas están formadas por una pareja de machos y, ocasionalmente, por sus crías.

Datos interesantes sobre el dingo

Los dingos son unos mamíferos exóticos increíblemente singulares que han estado aislados de otras especies de perros durante miles de años. En la dura selva australiana, los dingos son los mejores supervivientes.

  • ¿De dónde vienen? – Los investigadores llevan años intentando descubrir los orígenes de los dingos. Una de las teorías es que los viajeros procedentes de Asia o Indonesia abandonaron a los perros domesticados en Australia, y desde allí sufrieron una selección natural.
  • Dingos domésticos – Los dingos están semidomesticados. Dicho esto, no están totalmente domesticados. Algunas personas tienen dingos como mascotas, pero son más bien mascotas exóticas que un perro normal. Los dingos son mucho más exigentes y requieren más atención y cuidados que un perro normal.
  • Muñecas flexibles – Al igual que los humanos, los dingos tienen muñecas bastante flexibles. Esta característica les permite agarrar a sus presas con las patas. También son capaces de abrir puertas, trepar a los árboles y saltar las vallas.
  • Cachorros molestos – Por desgracia, los dingos no son perros especialmente queridos. Su capacidad para trepar y meterse en lugares que otros depredadores no pueden hace que los dingos sean muy molestos para los granjeros. Los dingos pueden y quieren matar al ganado. Esto provoca represalias por parte de los granjeros y muchos conflictos con los humanos.

Hábitat y distribución

hábitat del dingo

Estas adaptables criaturas son capaces de sobrevivir en una gran variedad de hábitats. Pueden encontrarse en bosques templados, páramos alpinos, desiertos áridos, humedales e incluso bosques tropicales. Esta adaptabilidad es lo que hace que estén tan extendidos por todo el continente australiano.

Antes de que los europeos se establecieran en Australia, los dingos se encontraban en todo el territorio continental. Con la llegada de los colonos, y por tanto de los agricultores, los dingos empezaron a ser perseguidos. Para excluir a los dingos de las zonas de cría de ganado se utilizaron muchas vallas de barrera, entre ellas la enorme Dingo Fence.

Aunque son comunes en el resto del continente, los dingos no están presentes en el sur de Australia, Nueva Gales del Sur, Victoria y el suroeste de Australia Occidental.

Alimentación

Son principalmente carnívoros, aunque en ocasiones consumen una pequeña cantidad de semillas y bayas. La mayor parte de su dieta se compone de unas pocas especies diferentes: tejón, canguro rojo, conejo, wallaby del pantano, wallaby ágil, ganado, rata, ganso y zarigüeya.

Los animales de diferentes lugares tendrán diferentes fuentes de alimentación primaria. En algunos lugares, los conejos europeos invasores constituyen la mayor parte de su dieta, mientras que en otros se alimentan principalmente de canguros rojos; todo depende de la ubicación de la población.

Reproducción

Las hembras pueden criar una vez al año y tienen un periodo de gestación de 61 a 69 días. Las camadas normales oscilan entre 1 y 10 cachorros, siendo 5 la media. Los cachorros comienzan a salir de la madriguera a las 3 semanas de edad y dejan de regresar a ella a las 8 semanas.

Una vez que los cachorros tienen entre 9 y 12 semanas de edad, comienzan a comer alimentos sólidos y se destetan de la leche materna. Pueden independizarse y abandonar la manada entre los 3 y los 6 meses de edad.

dingo reproducción

Interacción con los humanos

Los dingos y los humanos interactúan con bastante frecuencia, y las interacciones rara vez son de naturaleza positiva. La mayor parte de las interacciones se producen entre granjeros y dingos. La depredación del ganado era un problema tan grave que las autoridades australianas dedicaron cinco años a construir una enorme valla para evitar que los dingos entraran en las zonas agrícolas. Esta valla es la más grande jamás construida.

Los ataques también son algo frecuente, aunque rara vez son graves o mortales. Los ataques de perros domésticos son mucho más frecuentes. El ataque de dingo más famoso fue la muerte de un bebé llamado Azaria Chamberlain. La gran mayoría de los ataques  son consecuencia de la alimentación de los animales salvajes, y la mayor parte de los casos se producen en zonas con mucho turismo.

Domesticación

Se cree que estos mamíferos exóticos están semidomesticados. La domesticación, si se produjo, puede ser anterior a su llegada a Australia. Los aborígenes australianos cooperaban ocasionalmente con los dingos o viajaban juntos, pero nunca domesticaron a los animales de ninguna manera.

¿Es una buena mascota?

Los dingos se tienen ocasionalmente como mascotas, pero en algunas zonas es ilegal tenerlos. Son animales mucho más complejos desde el punto de vista social que los perros domésticos y su cuidado requiere más tiempo y esfuerzo. En general, una persona normal no debería tener este animal exótico como mascota.

Cuidados

En lo que respecta al cuidado de los humanos, estos mamíferos requieren unos cuidados diferentes a los de los perros domésticos. Su sistema digestivo está preparado para una dieta similar a la de sus congéneres salvajes, lo que debe intentarse en la medida de lo posible. Lo mejor es alimentar a las presas en su totalidad, pero el sistema digestivo debe eliminarse para evitar los parásitos.

Si no se dispone de presas enteras, se les puede alimentar con trozos de carne cruda, y su dieta se puede complementar con huevos y pequeñas cantidades de frutas y hierbas. Deben tener mucho espacio para hacer ejercicio, con vallas seguras que no puedan saltar o escalar fácilmente. Los dingos también requieren un vínculo social mucho más estrecho, y no les gusta quedarse solos.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad