Aye Aye

El aye aye es un primate muy inusual que fue originalmente clasificado como roedor, hasta que se hicieron más investigaciones sobre esta extraña criatura que se encuentra exclusivamente en la isla de Madagascar, pasando toda su vida en las copas de los árboles de la selva tropical. Tiene una forma única de encontrar su alimento, usando una técnica llamada “ecolocalización”, que es el acto de producir ondas sonoras para encontrar la presa. El aye aye hace esto golpeando con su dedo medio la corteza de los árboles, lo que ayuda al animal a localizar las larvas de insectos de madera que hacen un túnel a través del árbol.

Características del aye aye

aye aye caracteríticas

El aye aye se parece más a un roedor, que a un primate a primera vista, con su larga y tupida cola que sobrepasa la longitud de su cuerpo. La cola de estas criaturas únicas es de color negro o marrón, y el cuerpo es generalmente marrón o de color pizarra, con pequeñas manchas blancas en el grueso pelaje. La cara de este primate es la parte más clara del animal, con llamativos ojos amarillos-naranjas abiertos y grandes orejas de cuero.

Las manos del aye aye son la característica más distintiva, junto a los ojos, ya que tienen dedos largos y delgados con uñas en forma de garras. El tercer dedo es tan delgado, que parece más un hueso que un dedo, pero su diseño especial ayuda al aye a desenterrar larvas de insectos, y la carne de los cocos. Los grandes dedos son los que le permiten colgar de las ramas de los árboles sin caerse.

Es una criatura nocturna, lo que significa que duerme durante el día, y, cuando están despiertos, pasan la noche alimentándose. El aye aye es una criatura bastante solitaria cuyo único momento principal de interacción es en el momento del apareamiento.

Datos interesantes

El aye aye es un extraño primate que fue clasificado originalmente como un roedor. Este animal muy inusual es el primate nocturno más grande conocido en el mundo, y posee características interesantes que distinguen al mamífero de todo lo demás.

  • Es el único primate que utiliza la ecolocalización para encontrar su presa.
  • El dedo medio es extremadamente delgado, hasta el punto de que no se ve más grande que el hueso debajo.
  • Puede no parecer un primate, pero este raro animal está realmente relacionado con simios, chimpancés e incluso humanos.

Hábitat y distribución

hábitat aye aye

El aye aye es nativo de las selvas tropicales de Madagascar, donde pasa su vida encaramado en los árboles de la selva, evitando el contacto con el suelo. Suele fabricar nido con las ramas y las hojas, que parece una bola en la copa de los altos árboles del bosque. El nido tiene un solo agujero para entrar y salir.

Este curioso primate sólo se puede encontrar en la isla de Madagascar. Aunque endémica (sólo se encuentra en una zona geográfica) de este país, la especie es de amplio alcance, siendo vista desde las selvas tropicales de la costa este de Madascar, hasta los bosques secos del noroeste. El primate se puede ver en las reservas de las islas Nosy Mangabe y Aye-Aye, donde está protegido, sin embargo, las poblaciones siguen siendo bajas es cada área geográfica.

Alimentación

La fuente de alimento favorita del aye aye son las larvas de insectos que taladran la madera, pero también se sabe que se da un festín con otras larvas de insectos, hongos, nueces de ramio, néctar de palmera, carne de coco y otros frutos cuando no se pueden encontrar las larvas de los insectos.

Reproducción del aye aye

El macho aye aye tiene un territorio de aproximadamente 240-494 acres (100-200 hectáreas ), que marca frotando su grupa, cara y cuello en varias ramas, para mantener alejados a los otros machos. Cada área de residencia ocupada por un solo macho es el hogar de varias hembras. El aye aye no tiene una temporada de reproducción, pero se aparea cuando la hembra anuncia que está lista emitiendo una llamada de apareamiento distinta.

El período de gestación, que es el período de tiempo en que la hembra lleva al bebé en su útero, dura aproximadamente 160-170 días (unos 5 meses y medio), antes de dar a luz a un solo bebé. La cría permanecerá en el nido del bosque durante dos meses antes de que el primate sea lo suficientemente maduro para aventurarse a salir. Los investigadores creen que después de que la hembra aye aye se aparee, no volverá a dar a luz durante casi tres años.

Aye aye y la interacción humana

El aye aye se ha convertido en un peligro crítico, debido a la gente que caza a la criatura por deporte. Además, la población nativa se ha dedicado a matar al animal en cuanto lo veían debido a creencias supersticiosas. Los humanos también han destruido gran parte del hábitat natural del aye aye, talando los árboles del bosque para dar paso al desarrollo agrícola.

Domesticación

El aye aye no es una criatura domesticada, pero pertenece a un gran grupo de programas de cría en cautiverio y áreas protegidas. Las colonias de cría en cautiverio del aye aye pueden encontrarse en el zoológico de Londres, en el Durrell Wildlife Conservation Trust en Jersey (en las Islas del Canal), y en el Centro de Primates de Duke en Carolina del Norte. Las zonas protegidas que albergan una gran población de la especie aye aye incluyen la Reserva Especial del Manglar Nosy de Madagascar, el Parque Nacional Andasible-Mantadia, el Parque Nacional Ranomafana y la Reserva Ankarana.

¿Es el Aye Aye una buena mascota?

El aye aye no es una buena mascota, ya que este primate no está domesticado.

Cuidados

El aye aye se cuida en colonias de cría y parques nacionales imitando el hábitat natural de esta criatura única. Se mantiene una temperatura cautiva de 63o – 82o F (17o – 28o C) para imitar las temperaturas estacionales de Madagascar. También se proporcionan árboles altos con ramas frondosas para permitir que el aye aye cree su nido esférico único.

Creencias, Supersticiones y Fobias sobre el Aye Aye

El aye aye es creído por el pueblo nativo de Madagascar para ser un mal presagio. Cuando se ve, la gente cree que el mamífero los maldecirá con mala suerte. Es por esta razón que son fácilmente asesinados.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad